miércoles, 1 de junio de 2011

Berlusconi tras la derrota electoral: 'Os arrepentiréis'

Ante la rotundidad incontestable de los datos del escrutinio, Silvio Berlusconi no ha tenido más remedio que aceptar sin ambages la histórica derrota electoral que ha sufrido en Milán, su ciudad natal y feudo particular, en cuya alcaldía su partido gobernaba de manera ininterrumpida desde hace 16 años.


"Hemos perdido, es evidente", ha admitido el primer ministro italiano desde Rumanía, donde ha asistido a una cumbre bilateral. Y, a continuación, ha lanzado una advertencia cargada de rencor a los napolitanos y a los milaneses, los ciudadanos de las dos principales urbes en las que ha sido derrotado: "Os arrepentiréis", les ha soltado. Y a continuación ha invitado a sus conciudadanos milaneses a "rezar al buen Dios para evitar que les suceda algo negativo" tras la victoria del Giuliano Pisapia, el candidato del centro izquierda que le ha sacado diez puntos de ventaja a Letizia Moratti, la abanderada de Il Cavaliere a ser reelegida alcaldesa.



Berlusconi ha rechazado también los llamamientos de la oposición pidiéndole que dimita. "No hay otra opción que mantener la calma y seguir adelante", ha asegurado el primer ministro italiano en respuesta a Pierluigi Bersani, líder de Partido demócrata, quien le ha pedido que dimita con el argumento de que los resultados de las elecciones municipales dejan claro que la mayoría de los italianos le ha dado la espalda.


Por no hablar de que el propio Berlusconi había transformado los comicios milaneses en una especie de referéndum sobre su persona, lanzando durísimos ataques contra los jueces y poniendo en práctica una agresiva campaña de descalificaciones contra Pisapia, al que se ha empeñado en pintar como un radical de izquierdas que no sólo pretende llenar Milán de mezquitas e "islamizarla" sino que está decidido a convertirla en la "Stalingrado de Italia".
Pero además del sonoro bofetón milanés, Il Cavaliere también ha sufrido un importante batacazo en Nápoles, la tercera ciudad más importante del país después de Roma y Milán.


El sueño de Berlusconi de arrebatarle la alcaldía napolitana al centro izquierda se ha hecho añicos ante la realidad: el candidato de Italia de los Valores, el más partido más declaradamente antiberlusconiano de la oposición de centro-izquierdas, se ha impuesto por nada menos que 30 puntos al del centro-derecha. Luigi Di Magistris ha cosechado el 65,37% de los votos, mientras que el candidato de Il Cavaliere, Gianni Lettieri, se ha anotado sólo el 34,62% de las papeletas.
La mayoría de los analistas interpretan el fracaso de Berlusconi en estos comicios y sobre todo su derrota en Milán (ciudad considerada tradicionalmente como avanzadilla en lo que se refiere a los cambios políticos que se cuecen en el país) como el principio de su fin, después de dominar escena política italiana durante los últimos 17 años, nueve de los cuales como primer ministro.
Es muy probable que la humillación sufrida en Milán lleve a la Liga del Norte (el partido que lidera Umberto Bossi) a romper su coalición con Silvio Berlusconi. Y sin el apoyo de la Liga Il Cavaliere no cuenta con los números suficientes para seguir gobernando. En ese sentido la posibilidad de un gobierno técnico cada vez cobra más fuerza.


1 comentario:

  1. Spain is different2 de junio de 2011, 0:23

    I cavaglieri, dicen, no? Pues toma!

    ResponderEliminar